Home Noticias Inmigración: Ya Nadie Recuerda Aylan

Inmigración: Ya Nadie Recuerda Aylan

por Giancarlo Ballon

Aylan Kurdi fue encontrado boca abajo en las orillas de la playa de Bodrum, en Turquía con su t-shirt rojo y pantaloncito azul oscuro, mientras las aguas golpeaban su cuerpecito ya sin vida. Era siriano y tenía tres años, y aunque parezca una historia inverosímil, murió porque escapaba en una embarcación junto a sus padres y hermano, de la guerra y del hambre. La misma guerra y hambre que provocan hasta el día de hoy, que miles de personas abandonen sus propias tierras arriesgando sus vidas con el único objetivo de encontrar paz, esperanza y un futuro mejor, derecho que les pertenece y que nadie debería negárselos.

Inmigración: Ya Nadie Recuerda Aylan

INMIGRACIÓN: YA NADIE RECUERDA AYLAN

Inmigración: Ya Nadie Recuerda Aylan

Han pasado casi seis meses de aquella imagen de Aylan, que abundaba las portadas de diarios y noticieros de entonces, y sin embargo, las instituciones y líderes políticos europeos, que en aquel momento se escandalizaron por la foto y se rasgaron las vestiduras anunciando medidas en favor de quienes escapaban de la miseria, siguen allí, pero esta vez sin mucho ruido y proclamaciones populistas, esta vez tan solo en “silencio”. Y llamo “silencio” a la inoperancia, a la incompetencia, a la falta de solidaridad, a la política que no resuelve nada y que tan solo sabe discutir del mínimo de inmigrantes que están dispuestos a tener o simplemente del cierre de las fronteras, como si fuesen las únicas alternativas válidas para resolver la cuestión.

Fueron más de 3000 mil personas las que en el 2015 encontraron la muerte cruzando el Mediterráneo, cifras escalofriantes que reflejan claramente cómo están las cosas. Quizás sea el miedo a perder votos y consenso en la población lo que los transforma en inhumanos y no aquellos ideales con los cuales se fundó en 1993, en Maastricht, la Unión Europea. No lo sé…lo único que sé, es que Europa debe y puede hacer mucho más por esa gente. La historia así lo dice, Europa es un gran continente, por eso no puede dejar morir en el mar tantas vidas inocentes y permanecer inerte.

Inmigración: Ya Nadie Recuerda Aylan

No me reconozco en un mundo en el cual siguen sucediendo cosas tan terribles como estas. Espero que en una de sus tan publicitadas reuniones de vértice europeo en Bruxelles puedan encontrar una solución y dar así una respuesta clara no sólo a los inmigrantes, sino también a toda la población europea, que obviamente se ve perjudicada de alguna manera por tan mala gestión.

La derecha extremista, los admiradores de la Le Pen en Francia, o la Lega Nord en Italia, partidos o movimientos de índole racista, nos dirán que no, que no existe welfare para ellos, que vienen a delinquir, que roban el trabajo de los europeos, y no sé cuántas sandeces más, con el único objetivo de aterrorizar al electorado para conseguir votos, vencer y gobernar. Una grandísima falacia que quizás en otro artículo ahondaremos con más precisión. Solo un ejemplo: luego del atentado terrorista al Bataclan, en París, se mal informó tergiversando la noticia, diciendo que algunos de los terroristas habrían llegado a través del mar como refugiados, y que por esa razón era necesario cerrar las fronteras y mandarlos de regreso al terror a toda esa gente.

Lo que al final salió a la luz fue que muchos de aquellos terroristas tenían pasaporte francés y belga, que habían nacido en Europa, que eran ciudadanos europeos de segunda generación. Hicieron la etapa escolar y hablaban muy bien el francés. Está claro que Europa, y en este caso particular Francia, está equivocando a gran medida su política de integración, porque no solo cuenta la inmigración, también es muy importante la integración una vez que se radica de manera definitiva. Estos terroristas desde niños jamás se sintieron parte del sistema, jamás se sintieron aceptados a pesar de haber nacido en Europa, y no pretendo victimizarlos, al contrario, que paguen hasta el último día de sus vidas, pero intento buscar una explicación a tan horrendo hecho, y mi respuesta siempre me lleva a la incompetente política llevada a cabo, y que obviamente solo sirvió como un puente para generar y cultivar odio.

Como no nombrar la autoritaria política expansiva y desafiante de los Estados Unidos, que con sus partners europeos, en nombre de la justicia social, bombardean día a día pueblos inocentes. Se justifican manifestando que cada intervención militar es necesaria para acabar con las dictaduras y el terrorismo, sin embargo, me pregunto, quien les dio esos permisos que en su día la Onu les negó y como pueden tener sueños tranquilos cuando gracias a sus «estupendas» decisiones miles de familias dejan de existir.

Inmigración: Ya Nadie Recuerda Aylan

Si yo hubiese sufrido esos ataques, hubiesen matado toda mi familia a punta de bombas que sobrevuelan los cielos de mi casa, y hubiese crecido en un país en donde fui marginado y considerado diferente, quizás, en vez de escribir estas líneas, también hubiese visto la manera de hacerme sentir. Es una triste realidad, y lo que es peor, Europa se toma demasiado tiempo en comprender y resolver.

Está claro que gobernar una inmigración de tal magnitud no es sencillo, pero el problema no es «la invasión» como la llaman los «enanos mentales», el problema es la dejadez y poca lucidez en encontrar una solución. Nadie que se diga cuerdo podría pretender que vengan todos los sirianos, iraquenos o afganos en Europa porque sería imposible e irrealizable, no obstante, las soluciones existen, como invertir mucho en tiempo y dinero en los países de procedencia, reconstruirlos desterrando el terrorismo, pero no mediante ataques aéreos en donde no importa si el objetivo es el enemigo o un simple transeúnte. Las soluciones están allí, la voluntad es lo que está muy lejos de estar allí.

Otro dato que alarma y que acaba de salir a la luz, son los miles de niños no acompañados que desaparecen después de aterrizar en suelo europeo. Según Europol (Inteligencia Criminal Europea) entre el 2014 y el 2015 son almenos 10.000 los niños refugiados no acompañados desaparecidos después del procedimiento de identificación. Se teme que la mayoría haya caído en manos de traficantes organizados según el jefe de la Europol, Brian Donald, “Una infraestructura criminal está detrás de todo, y por ahora no sabemos quiénes son estos niños, ni dónde están, ni que hacen”.

Inmigración: Ya Nadie Recuerda Aylan

Inmigración

Es escandaloso y de una gravedad inaudita. Vivo en Italia desde hace unos años y también soy un inmigrante, y a lo largo de todo este tiempo lo que más me marcó fueron esas horribles imágenes diarias en los noticieros de tantos niños abnegados en el mar, o llorando desesperadamente porque algún policía de frontera no lo dejaba entrar a él y familia.

Tengo la suerte de ser padre de dos encantadores niños que iluminan y alegran mis días, y por eso la vida que le robaron a Aylan, el niño siriano que me inspiró a escribir estas líneas y que tenía tres años al igual que mi hija menor, me golpea profundamente. Demasiado fuerte volver a ver aquella imagen después de seis meses sin que nada haya cambiado mientras el mundo continúa veloz su camino sin importar lo que pueda suceder alrededor. El planeta es de los niños y no debería existir raza, color de piel, nacionalidad, que impida que sus esperanzas y sueños alcancen un final feliz.

Oscar Wilde: “El medio mejor para hacer buenos a los niños, es hacerlos felices”

Post Relacionados

Dejar Comentario