Home Apple Apple: ¿nos quedó a deber la keynote?