Home Curiosidades Dona un riñón a su jefa y es despedida

Dona un riñón a su jefa y es despedida

por sonia jorge de la cruz

Dona un riñón a su jefa y es despedida, dice el refrán haz bien y no mires a quien. Pero cuando esto pasa por someterse a una operación con el fin de salvar a alguien y la recompensa es el despido te hace replantearte hasta donde llega la ingratitud humana.

Dona un riñón a su jefa y es despedida

Donar un organo es un acto desinteresado, voluntario y de una generosidad increíble. Cuando la protagonista de esta historia, se entero de la grave enfermedad de su jefa, no dudo un solo momento en ofrecerle su riñón para que pudiera vivir.

Dona un riñón a su jefa y es despedida

Dona un riñón a su jefa y es despedida

Debbie Stevens, la empleada comunico a su jefa el ofrecimiento desinteresado para ser su donante, pasado un tiempo su superiora se comunico con ella para preguntarla si seguía en pie su oferta, así que se produjo la operación de Debbie donde se le extrajo el riñón para trasplantarlo al cuerpo de su jefa, en este transcurso, sin que la donante fuera avisada, su superiora ya habas encontrado otro donante anónimo  que resulto no ser compatible como tampoco  lo fue el de Debbie. Cosa a mi entender algo incomprensible dada la cantidad de pruebas que se realizan para poder someterte a una donación de órganos, pero bueno ese es ya otro asunto.

El caso que después de una operación de este tipo, se hace mas que evidente que tienes que guardar un tiempo de reposo antes de incorporarte a tu jornada laboral. Algo que al parecer  no comprendió la jefa de Debbie. que la ha estado asediando a llamadas con preguntas del tipo «¿Qué estás haciendo? ¿Por qué no estás en el trabajo? No se puede entrar y  salir cuando uno quiera. La gente va a pensar que te trato de forma especial»».

Cuando la empleada consigue reincorporarse a su puesto de trabajo, se encuentra con una gran presión por parte de su superiora, que la traslada de puesto a un concesionario situado a mas de 50 kilómetros de su domicilio y un barrio bastante conflictivo. Presionada por toda esta situación, Debbie tiene que recibir tratamiento sicológico, ya que no logra entender la inquina de su superiora, a la que solo había intentado ayudar desinteresadamente. En vista del estado en el que se encontraba la mujer, el mismo sicólogo decide mandar un informe a la empresa planteando la situación de su paciente, la respuesta no se hizo esperar en forma de misiva,  Debbie recibio  su despido inmediato.

Debbie es una divorciada madre de dos hijos que ahora se encuentra en una situación complicada sin un riñón, sin trabajo y afectada sicologicamente por todo lo sucedido, solo le queda un consuelo al final su acto solidario sirvió para salvar la vida de un hombre en Missouri.

No se puede ser mas desagradecida que esta señora ante tal acto de solidaridad. Pero gracias a actos como el de Debbie miles de personas recuperan esa vida que creían perdida.

ME LLAMO SONIA Y SOY APPLELIANA.

 

Post Relacionados

Dejar Comentario