Home Apple Más batería a cualquier precio ¡esto es la guerra!

Más batería a cualquier precio ¡esto es la guerra!

por David Martin Saiz

Estoy completamente seguro de que a todos nos gustaría gozar de más autonomía en nuestros terminales móviles, no creo por mucho que a alguien le sea suficiente pudiera negar una prestación así.

Algunos usuarios más exigentes pierden el sentido requiriendo autonomía, son voraces bestias inconscientes del coste que tendría incluir abominables bloques de reserva de energía en sus smartphones, así que vamos a arrojar un poco de luz al asunto.

4, 5 y 6000mAh, la locura por las capacidades va mucho más allá del sentido común y el pensamiento popular es el marketing y la actitud conspirativa de las empresas, que vienen a por nuestro dinero como una horda de zombies sedientos de carne humana.

¿De qué está hecha una batería?

No es ningún secreto, todos sabemos qué es el Litio, ya que lleva con nosotros muchos años aunque cambie la estructura, en esta ocasión en forma de polímero.

Es un componente que se inflama si tiene contacto con la atmósfera ambiente, es decir, que si sacamos las baterías de nuestros terminales y conseguimos abrir el encapsulado, tendremos una combustión instantánea. Como curiosidad, en un ambiente muy húmedo formaría una capa de óxido amarillento instantáneamente.

Pero sin entrar en más detalles sirve para transmitir la peligrosidad del material. Llevamos un pequeño cargamento de material peligroso en nuestro smartphone que además es altamente inestable a golpes y poros… que se lo pregunten al Note 7.

Da igual, quiero más

De una forma más sencilla, el coste de incluir más batería tiene dos puntos de repercusión que son tamaño y peso. Una viene dada por la otra y ambas por la imperante necesidad de aumentar el tamaño de la batería y por ende del recipiente que la contiene. Además de esto, si el aumento o la intención es de incluir una cantidad especial de almacenamiento resulta aun más peligroso.

El litio que lleva la batería de nuestro iPhone, Android o cualquiera que sea no es un trozo cortado a cuchillo de un cubo principal. El litio se presenta en planchas maleables que son compactadas infinidad de veces para embutirlo en un cuerpo delgado. Si queremos meter más capacidad, debemos compactar más el litio, y por tanto aumentar la densidad del mismo en el mismo espacio, una situación peligrosa por razones evidentes.

¿Cuál es la postura de los fabricantes?

Precisamente tenemos algunos fabricantes que utilizan los mAh en forma de reclamo publicitario como lo fue en su día los megapixels de las cámaras o los Ghz de los procesadores, aunque después sus terminales sean enormemente ineficientes y la misma dure lo mismo que en otros con la mitad de capacidad, pero ahí está.

Las principales marcas apuestan por la eficiencia energética, crear hardware tan avanzado que cada vez rinda más pero consuma menos, y es que a pesar de parecer una evidencia, es una técnica con más ciencia de lo que a simple vista se ve.

Los principales fabricantes marcan límites claros en el tamaño de sus baterías, forzando la maquinaria a la evolución necesaria de hardware eficiente. Aportar una fuente de energía mayor solo provoca que el trabajo se relaje en cuanto a mejorar y optimizar procesos, ¿de verdad creéis que alguien se iba a molestar en invertir un dinero en horas de ingeniería en mejorar procesos cuando tiene barra libre de energía? ya os adelanto que no.

¿Cuál sería el mapa actual si hubiéramos seguido esta tendencia?

Desde luego no tengo el título de videncia, pero si despejamos algunas incógnitas y resolvemos el sistema, caminaríamos en senderos repletos de terminales que aun no habría bajado del centímetro de grosor, con la misma autonomía que la que hoy ofrecen los mismos dispositivos de poco más de 7mm y en una edad tecnológica de hace unos 5 años.

Los fabricantes no se esforzarían por crear hardware energéticamente eficiente, ni por optimizar tanto el software como hoy se hace y aun así resulta insuficiente.

Los usuarios piden, pero no piensan

No al menos a primera instancia, no piensan en las consecuencias que supondría poner más batería. ¿Han pensado en las pruebas de estabilidad? ¿en el coste a nivel de diseño de sus terminales? ¿quizá en el coste en impuestos que deben pagar los fabricantes por incluir más material peligroso y difícilmente reciclable en su producto? desde luego que no, pero el trabajo del usuario es ese, pedir para que los fabricantes piensen como hacerlo.

Más por menos

Lo más curioso es que nadie está dispuesto a pagar un plus. El pensamiento genera es que «por lo que se paga por ellos deberían incluirlo». Una espiral en la que tomando las opiniones y necesidades, podrían terminar pidiendo un enchufe para conectar la batidora y hacer el puré a los niños. La marca debería aumentar los costes, más coste de material para la batería más grande, más material para construir chasis más amplios, más trabajo en diseño para fabricar piezas más grandes y que no repercuta en el peso tanto y los tributos de los que anteriormente hemos hablado.

La situación actual nos da la razón

A los que opinamos que mantenernos así es necesario, de hecho la simple inclusión de cargas rápidas y la inversión de costes en investigar e incluir este tipo de característica, es una prueba irrefutable de que una batería más grande no es el camino a seguir para aumentar la autonomía.

Post Relacionados