Escuchad atentamente… es el silencio que deja la competencia del iPad

Get real time updates directly on you device, subscribe now.

Quietos ¿escucháis? ¿nada? exactamente, es la competencia del iPad lo que produce ese silencio. Hace ya un tiempo que estamos así pero pocos se han dado cuenta de lo que ha sucedido en el mercado de las tablets.

Donde hace poco había una pelea encarnizada llena de dispositivos de todas las marcas que se renovaban año a año y que tomaban los diseños de los buque insignia correspondiente, hoy hay paz.

Una paz que ha puesto Apple poco a poco a base de poner en el mercado productos con sentido y un funcionamiento excelente.

Golpeando donde duele

No podría definirlo mejor, un iPad de 9,7″, un Mini de 7,9″ y la familia Pro actual con 10.5″ y 12″, ¿alguien no encuentra su tamaño? pues ahí está la clave, que si bien ha sido el mismo camino que han seguido otros fabricantes, nunca lo han hecho con productos tope de gama como sí son los iPad.

La gloria relaja el ritmo, cuidado

Y nos referimos al iPad actual, el que simplemente se llama “iPad” y que sustituye la gama Air que tan buen resultado ha dado. Los aficionados a la marca sentimos que este iPad no es de Apple, que no ha seguido una línea ascendente o simplemente nivelada a la hora de dar continuidad a su familia iPad.

Por eso pedimos prudencia a Cupertino, y es que es muy fácil incurrir en el error de relajarse por no tener competencia, pero los irreductibles que quedan pueden dar un golpe en la mesa en cualquier momento.

Los que quedan no son pequeños

Y me refiero sobre todo a Microsoft y Samsung, que fabrican dispositivos de excelente calidad en este mismo área. Ya no tanto con los que vienen con Android, son los que integran Windows los más peligrosos, ya que su nivel de productividad se eleva hasta el infinito y plantean una seria alternativa al usuario ya que cuentan con un sistema al que todos están familiarizados.

Los demás son restos atómicos dispersos por el mercado que en la mayoría de los casos no llegan a nuestro país, o incluso llegan a salir de China, la cuna de la producción en masa.

El rey dentro de un mercado maltrecho

Que ya sea porque los terminales móviles adquieren desde hace tiempo un tamaño que hace perder sentido a una tablet, o que simplemente los usuarios no contemplan gastar otro montante similar al que desembolsan casi cada año en otro dispositivo que se fagocita con el de uso habitual. También la evolución de los portátiles y convertibles en productos mucho más ligeros, rápidos y con autonomías prolongadas ha afectado a las ventas de tablets, sin duda.

Sea como fuere, los de T.Cook han sido precisamente los que han conseguido darle otro punto de vista a este mercado condenado a desaparecer con los iPad Pro, y es que solo un cambio ideológico podía salvar estos maravillosos aparatos.

En definitiva, el trabajo de Apple en los últimos iPads ha cobrado dos sentidos, por una parte los Pro son una auténtica genialidad y una propuesta contundente que resulta toda una declaración de intenciones de la marca acerca de dar una vuelta de tuerca más al uso y significado de una tablet. En contraposición, han bajado los brazos y repetido el postre con el iPad actual. Maás grueso, más pesado y con características que en ocasiones son inferiores a su predecesor.

Los comentarios están cerrados.