Juegos móviles, yo os maldigo

Get real time updates directly on you device, subscribe now.

Y no lo hago en vano o con una maldición vacía, lo hago de todo corazón y cuando terminéis de leer mis miserables líneas, lo maldiréis vosotros también.

Que no se esté apostando por las plataformas móviles como medios principales donde explotar los videojuegos no lo comprende nadie, al menos yo no. Con un catálogo de dispositivos de sobradas prestaciones y usuarios de todas las edades, un mercado de distribución miles de veces más económico que lanzar un juego en cualquier consola y con la posibilidad de hacer desarrollos unificados que cubran una distribución que ya se cuenta en miles de millones.

El aburrimiento máximo, con excepciones

Construye una fábrica, recoje la moneda brillante que salta de ella, con las ganancias construye otra, ve a menú, dale a canjear, invierte en esto, esto y esto… felicidades ha ganado. Solo con pensar la de veces que me encuentro esto en los juegos móviles me entran los 7 males.

¡Basta! harto completamente de juegos precocinados y enlatados, todos iguales con un sistema de juego absurdo y una mecánica cíclica demasiado fácil de aprender y donde nos mantienen solo entretenidos como un “tonto” que le da vueltas a un tapón durante horas.

Los juegos monetizados con publicidad

“Para recoger las ganancias vea este vídeo”… ¿y para mentar a tu árbol genealógico entero? imagino que debería verme la saga completa de El Señor de los Anillos, porque tienen para rato.

Cuando te encuentras con una cosa así, te das cuenta de que el juego es lo de menos, solo el anzuelo que morder para mantenerte consumiendo publicidad, y además de la mala.

Hay excepciones, por supuesto

Que en su mayoría son los llamados “ports”, adaptaciones de juegos que antiguamente pertenecían a consolas pero que han adaptado a terminales móviles, en ocasiones bien y en otras no tanto, convirtiendo juegos míticos en lo que más arriba he descrito, lo que sienta aun peor.

Otros son originalmente ideados y sin ser súper producciones sí tienen una intención, dedicación y trabajo para agradar al jugador.

Habilidad, dónde te metes

Y es que si me apuráis y me pongo firme deberían estar hasta prohibidos. Las plataformas móviles tienen un tentáculo tan largo como el grueso de la población completo, pero aun más importante resulta el grupo de los niños y adolescentes.

Si hay una sola cosa buena que se pueda atribuir a un videojuego, es que puede estimular tanto el ingenio como la habilidad y reflejos de estos jóvenes talentos que pagarán nuestras pensiones en el futuro. Si les ofrecemos esta auténtica basura que no supone reto ni complicación, ¿a qué estamos jugando?

Estaréis de acuerdo conmigo que son tan dañinos como la telebasura, ya que además de no aportar nada, es una pérdida de tiempo e invitan a malos hábitos, como el consumismo.

Nadie se atreve, y los que lo hacen fracasan

Ni una sola plataforma que haya apostado por el videojuego se ha hecho de oro ni ha conseguido una repercusión importante en el mercado móvil. Tenemos el ejemplo de nVidia con sus Shield. Formato consola portátil, sobremesa y tablet de juegos, cuenta con títulos que ella misma reedita con cierto éxito entre sus fans, pero sin representación importante en el mercado, ya que no hay desarrolladoras implicadas en el negocio que quieran apostar por ellos.

Incluso siendo la plataforma perfecta para aventuras “point & click” que tanto ha dado a la industria, se cuentan con los dedos de una mano los productos disponibles que no hayan sido adaptados de otras plataformas y que merezcan la pena.

El recurso más costoso es el más idóneo

Y me sorprende que para tener algo competitivo y atractivo, alguna que otra marca tenga que recurrir a una plataforma enorme como Windows. Es el caso de las consolas GPD Win, que hace solo unos días presentaron su segunda versión y que resultan ser miniPCs de bolsillo con un trabajo de adaptación de controles destinados al juego.

Su funcionamiento es excelente, además de ser extremadamente polivalentes por su hardware y concepto, pero mucho más costosas que cualquier cosa que podríamos pensar para Android o incluso iOS, ya que cuenta con un hardware similar al de un MacBook 2017.

Matar moscas a cañonazos con un resultado excelente, dejando un sabor amargo al pensar que únicamente así podemos disfrutar de una alternativa real a las habituales portátiles con juegos de verdad.

Los comentarios están cerrados.